La tecnología RFID (Radio Frequency Identification) ha llamado mucho la atención como una de las tecnologías nuevas de recolección de datos de forma automática.

Esta tecnología se creó como una solución para los sistemas de control de acceso y de rastreo durante la década de los 80. Una de las razones por las que llamó tanto la atención es porque podían servir en ambientes laborales en donde el código de barras no era del todo efectivo.

Funcionamiento de la tecnología RFID

La tecnología RFID o los sistemas que la usan están compuestos de tres componentes: una antena, un decodificador (Transceiver) y un transponder (RF Tag). Este último está compuesto por un chip y una antena que, de forma eléctrica, se programa para realizar una función determinada.

De esta forma, la antena emite una señal de radio que activa el RF Tag, funcionando como el medio que hace capaz que el RF Tag pueda enviar información. Las antenas pueden encontrarse en distintos tamaños y dependiendo de la configuración que se vaya a utilizar, pueden tener distintas características que pueden cumplir distintos tipos de funciones.

En este caso, lo que permite hacer la tecnología RFID es que permite que las tarjetas inteligentes puedan operar sin la necesidad de entrar en contacto con el lector. Estas tarjetas están equipadas con una etiqueta RFID, que es un pequeño transpondedor codificado con información. El lector o la antena cantan la señal que se encuentra en la etiqueta y descifra el código que tiene en su etiqueta.

Ventajas de utilizar tarjetas RFID o el chip RFID

Gracias al uso tan útil que se le ha dado a esta tecnología es cada vez más común encontrarla en aplicaciones más avanzadas. Estas tarjetas inteligentes usan la tecnología para poder crear tarjetas que, sin la necesidad de tener contacto, pueden almacenar una gran cantidad de información.

Dependiendo del uso que se les dé pueden representar una gran cantidad de ventajas para los negocios que las utilicen, especialmente en comparación con otras tecnologías alternativas que han mostrado no ser tan efectivas. A continuación, repasaremos las ventajas de utilizar la tecnología RFID:

Mayor seguridad

Una de las principales ventajas de estas tarjetas es que ofrecen la posibilidad de mejorar la gestión en la seguridad. Las tarjetas pueden ser codificadas para poder darle acceso a las personas a ciertas áreas, las cuales se entregan solo a las personas que están autorizadas para ingresar en dichas áreas.

En caso de que una de las tarjetas haya quedado comprometida, el código de dicha tarjeta puede ser retirado del lector de la cerradura con la tecnología RFID, manteniendo la seguridad al 100% a pesar de que una de las tarjetas se haya comprometido.

Mejora de la productividad

Las tarjetas que se pueden conseguir en Lafabricadetarjetaspvc.com han demostrado ser muy efectivas en el momento de mejorar la productividad de las empresas en las que se han utilizado gracias a que hacen que todo el entorno de trabajo sea más productivo.

Las tarjetas pueden ser utilizadas como un sistema de gestión avanzada, haciendo seguimiento de los empleados, su asistencia e incluso de la hora en la que se usó. Los empleados tienen la oportunidad de hacer su chek-in en menos de 3 segundos en lugar de tener que iniciar sesión o perforar un código.

Son multipropósito

Las tarjetas RFID también tiene la ventaja de que pueden configurarse para cumplir distintas tareas al mismo tiempo. Es decir, una tarjeta se puede usar para enviar información de identificación alrededor del personal, incluso se pueden usar en registros médicos o incluso dar acceso a una cuenta bancaria a una sola tarjeta.

Como puedes ver las ventajas de utilizar tarjetas RFID son muy variadas y se pueden adaptar a distintas empresas y tipos de negocios.