Las modificaciones legales que el Gobierno ha introducido en el Estatuto de los Trabajadores y en la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social obligarán a las empresas a establecer sistemas de control horario para sus trabajadores.

Estos sistemas deberán registrar la hora de entrada y de salida de los empleados cada día y de forma individual para conocer su jornada laboral y evitar excesos por parte de las empresas en las horas extra.

Algunas empresas ya contaban con sistemas de control de presencia para controlar el horario de trabajo de los empleados. Éstos tan solo tienen que fichar al entrar y al salir y el software de la empresa va registrando los horarios. Pero, ¿cómo implantar un sistema de control de presencia de los empleados?

Control de presencia a través de tarjeta PVC: la solución más extendida

Implantar sistemas de control para los empleados pasa por crear una estructura básica tanto de hardware como de software que registre de forma automática los horarios de entrada y salida de los mismos. Existen multitud de formas de llevar esto a cabo, pero sin duda la solución más extendida son las tarjetas de PVC.

A nivel de hardware es necesario instalar lectores de tarjeta en los puntos clave de la empresa, ya sea en el acceso o en el área de producción, y entregar a cada empleado su tarjeta identificativa, que tendrá que usar cada día al entrar y al salir de la oficina o puesto de trabajo. La empresa registrará esta información en el software del sistema de control de presencia y quedará guardada ante cualquier requerimiento de la inspección de trabajo o de cualquier otra administración pública.

¿Qué tipos de tarjetas de PVC se necesitan?

Para llevar a cabo el control de presencia las tarjetas que se necesitan son unas tarjetas PVC resistentes y que permiten identificar rápidamente al empleado. Estas tarjetas tienen diferentes sistemas de identificación y los más extendidos son los siguientes:

  • Código de barras: tarjetas de PVC en las que cada empleado tiene un código de barras que tiene que acercar a un lector electrónico instalado en la empresa.
  • Banda magnética: las tarjetas con bandas magnéticas son quizás las más utilizadas por su bajo coste para grande cantidades. Cuentan con una banda que el lector identificará de forma rápida y son muy fáciles de usar.
  • Chip de contacto: son tarjetas que incluyen un chip en el que se almacenan los datos del usuario. Tan solo hay que introducir la tarjeta en el lector y rápidamente el sistema registrará el acceso del empleado o su salida de la empresa.
  • Chip RFID: en estas tarjetas el chip no es visible y se encuentra en el interior de las tarjetas. Al estar protegido su durabilidad es mayor y se mantienen intactas durante más tiempo.

Estos son algunos ejemplos de tarjetas de PVC Baratas   que se suelen utilizar para el control de presencia de los empleados en las empresas.

Son sistemas rápidos de usar y sencillos de instalar y necesarios para cumplir con las modificaciones legales.