Las Chipcard suponen una herramienta práctica para cualquier tipo de negocio. Son prácticas para extender la imagen de la marca debido a que son personalizables, por lo que se pueden confeccionar con la combinación de colores para que se relacionen con la entidad, además de con cualquier dato identificativo que se desee. Por otra parte, también son muy prácticas, ya que pueden contener información relativa a la identificación de su propietario, datos de acceso, programas de fidelización, etc.

En este artículo vamos a intentar destacar algunas de las ventajas del uso de las chipcard para las empresas.

Las Chipcard pueden interactuar con terminales virtuales

Una de las principales ventajas es su capacidad de interactuar con teminles virtuales. Un terminal virtual es una página web segura desde la que se pueden hacer pagos. Recibe la denominación de virtual porque funcionará como si fuera un terminal para tarjetas, con la particularidad de que existirá un software en lugar de un hardware (terminal físico).

Imagina que tus clientes pueden ir acumulando compras gracias a su chipcard. Más adelante, podrás generar una única factura para un periodo de tiempo, y domiciliar el total de compras en su cuenta bancaria. Comodidad para las dos partes.

Pero no solo se pueden utilizar para compras: dependiendo de la configuración que tenga la tarjeta, también se pueden usar como sistema de identificación de empleado como recurso de identificación en eventos, para controlar accesos y horarios, como tarjetas regalo / monedero, y mucho más.

Hay diferentes posibilidades de personalización, que se tendrán en cuenta en base a las necesidades de la empresa.

Ventajas de una Chipcard para tu empresa

Imagen de marca

Ya hemos comentado que estas tarjetas son perfectas para extender la imagen de marca de cualquier empresa. Hay empresas que se encargan de personalizarlas con todo detalle, con aquellas marcas distintivas que las harán únicas, evitando que se parezcan a las tarjetas de nuestros competidores.

Podrán personalizarse en base a colores, estilos, textos, imágenes, o cualquier otra información que podamos considerar relevante. El usuario tan solo tendrá que cargar el diseño que busque.

Lo tendrá fácil para añadir el logotipo, eslogan, o cualquier otro dato que ya se relacione con la marca.

Pero no sólo es un tema estético; el crear y distribuir tus propias chipcards da una imagen de estabilidad del negocio, aparte de ser un elemento de anclaje positivo para el cliente.

Multiusos

Las tarjetas se pueden utilizar en diferentes ambientes, como puede ser en un club deportivo, en un gimnasio, en parkings, empresas, etc. Estos son algunos ejemplos de los usos que se le pueden dar:

  • Control de accesos y horarios: Dispositivos que interactúan con las tarjetas y ayudan a llevar un control de horarios y de accesos en diferentes ámbitos.
  • Identificación de empleados o usuarios: Evita que personas no autorizadas puedan llegar a acceder a determinados entornos.
  • Tarjetas regalos: Permite que los clientes puedan tener tarjetas con un determinado saldo, sin tener que usar dinero en metálico. Esto puede ser muy útil, por ejemplo, para gestionar las devoluciones (la tarjeta regalo tan solo podrá ser canjeada en el propio establecimiento).
  • Acreditaciones variadas: Pueden utilizarse para acreditar al poseedor en diferentes situaciones.

Diferentes tecnologías

Dependiendo del uso que se le quiera dar a la Chipcard, existen diferentes tecnologías por las que podemos apostar. Tenemos desde tarjetas con códigos de barra (requerirán de un lector para leerlas), de banda magnética, chip de contacto, o de Chip RFID (de proximidad).

Más económicas de lo que te piensas

El autónomo o empresario podrá conseguir estas tarjetas a un precio mucho más económico del que se piensa. A día de hoy, la tecnología nos permite obtener nuestras chipcards a un precio razonable.

Como ves, las ventajas de las Chipcard para un negocio son muchas; ya sólo queda que pienses en qué pueden beneficiar al tuyo, y que te animes a probar.